Saltar a Contenido

Trébol

Trébol

Este seguro ha sido diseñado pensando en tu tranquilidad y en la protección de tu vivienda. Gracias a nuestros amparos y ventajas, te proteges de los riesgos imprevistos que puedan afectar tus inmuebles o sus contenidos.

El seguro de Trébol fija algunos requisitos y restricciones, de los cuales todos los beneficiarios de esta póliza deben tener conocimiento para saber cómo actuar después de haber contratado la póliza.

  • De forma general, este seguro no ampara los daños y pérdidas que sean consecuencia de la reparación, construcción, demolición o mantenimiento del predio o bienes asegurados; de errores de montaje o desmontaje; defectos de fabricación o diseño; mala calidad de los materiales; fuego subterráneo, hundimiento, derrumbamiento, etc., por vicios inherentes al suelo, etc.
  • No se amparan las pérdidas o daños a equipos arrendados o alquilados, cuando la responsabilidad recaiga en el propietario en virtud del respectivo contrato de arrendamiento o mantenimiento, siempre que el asegurado sea distinto del propietario.
  • Los defectos existentes que presenten los bienes al iniciarse el contrato de seguro quedan excluidos.
  • Cualquier interrupción de servicios (energía, gas, agua, comunicaciones, etc.).
  • No se cubre el hurto cuando este ocurra después que el asegurado deje deshabilitada la residencia por más de veinte días consecutivos, salvo que tenga previa autorización de la compañía.
  • Se excluye el amparo de los siguientes bienes: espacios para aparcamiento de coches a la intemperie, jardines, carreteras, túneles, puentes, cosechas, correas de transmisión cadenas, tubos, válvulas, equipos de cómputo de más de 5 años, bienes de uso comercial o industrial, dinero, divisas, documentos, teléfonos celulares, armas, etc.
  • Si en el momento del daño como consecuencia de terremoto, temblor, erupción volcánica, maremoto o tsunami en ciudades costeras, el valor de los bienes asegurados tienen un valor superior a la cantidad por la cual están amparados, el asegurado será considerado como su propio asegurador por la diferencia entre estas dos sumas, y por lo tanto, soportará la parte proporcional de perjuicios y daños.
Volver arriba