Saltar a Contenido

¿Cómo funciona el SOAT?

como-funciona-soat

El SOAT, siglas de Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito, es una póliza que protege en caso de daños físicos ocasionados a peatones, pasajeros o conductores. Este seguro cubre gastos médicos y de transporte, incapacidad permanente e indemnizaciones por muerte y servicios funerarios.


Funcionamiento del seguro SOAT

El SOAT es un seguro que, por ley, según consta en el artículo 42 del Código Nacional de Tránsito, debe tramitar toda persona propietaria de carro y debe ser renovado cada año. Esta póliza es una forma de garantizar que toda persona que haya sufrido un accidente de tránsito sea atendida inmediata y adecuadamente en cualquier establecimiento hospitalario o clínico.

No es muy complicado tramitar el SOAT. Para ello, hay que dirigirse a la compañía aseguradora de preferencia y presentar el documento de propiedad del carro o la factura de compra. En caso de tratarse de automóviles para servicio público, hay que presentar la tarjeta de operación con el fin de determinar los usos y ámbitos en los cuales se empleará el vehículo.

Es importante que este trámite se realice en compañías aseguradoras de conocida solvencia y confianza, pues estas tienen la obligación de reportar las pólizas ante el RUNT durante las 24 horas siguientes a la solicitud.

Asimismo, es posible verificar los datos de la póliza en el RUNT. Solo hay que ingresar al sitio web runt.com.co, hacer clic en el enlace “Ciudadanos” e ingresar al módulo de “Consulta de vehículos por placa”. Se ingresan los datos de número de placa del vehículo y documento de identificación e inmediatamente aparece el historial del vehículo, incluido el estado del SOAT. 

De esta manera, es posible saber si se está al día con este importante y necesario documento. El no tener vigente el SOAT o no portarlo al momento de algún accidente implica una sanción de 30 salarios mínimos, la retención del carro con sus respectivos gastos de grúa y parqueadero y asumir los gastos médicos y amparos que surjan.

El SOAT se solicita para todo vehículo nacional o extranjero que circule por el territorio nacional, y en ello se incluye a motos, camperos, camionetas, vehículos de carga y mixtos, vehículos oficiales especiales y ambulancias, autos de negocios, taxis, buses y microbuses, entre otros. Solo están excluidos de la exigencia del SOAT los vehículos empleados para la agricultura y los que se desplazan por vías férreas. Si llegase a existir alguna otra duda acerca de cómo funciona el SOAT, en el sitio web de MAPFRE se puede hallar mucha más información.


Cómo funciona el SOAT en caso de accidente

Saber cómo funciona el SOAT es importante para poder reclamar derechos y ejercer obligaciones en caso de verse involucrado en algún accidente de tránsito. Hay que conocer que todos los ocupantes están cubiertos por la póliza del carro en el cual se desplazan. De la misma manera, los peatones que se vean involucrados en el accidente están cubiertos por la póliza y pueden reclamar a cualquiera (y solo a una) de las aseguradoras de los carros implicados.

En caso de que en un choque uno de los carros esté asegurado y el otro no, entonces el pago de las indemnizaciones a terceros no ocupantes corre por cuenta del Fondo de Solidaridad y Garantía (FOSYGA). Esto nos puede dar una idea acerca de quiénes son los beneficiarios de SOAT en caso de accidente. Los beneficiarios son todas las víctimas de un accidente de tránsito: el conductor, los ocupantes particulares, los pasajeros (en el caso de vehículos de transporte público) y los peatones.

La póliza cubre, para cada víctima, hasta 800 salarios mínimos legales diarios vigentes para gastos médicos, 180 salarios mínimos legales diarios vigentes para incapacidad permanente, 10 salarios mínimos legales diarios vigentes para gastos de transporte y 750 salarios mínimos legales diarios vigentes por muerte y gastos funerarios.

En caso de que los gastos superen los 800 salarios mínimos legales diarios vigentes, el monto excedente será asumido por la Empresa Promotora de Salud (EPS) o a la entidad de medicina prepagada de la víctima o del responsable del accidente.

La ley indica que las entidades aseguradoras deben pagar la indemnización que corresponde a cada caso dentro del mes siguiente de haber demostrado la ocurrencia y cuantía del siniestro. En caso de transcurrir ese tiempo y no haber recibido los pagos correspondientes, las compañías aseguradoras deben pagar interés moratorio sobre la deuda.

Si llegase a ocurrir que las compañías aseguradoras no cumplan con sus obligaciones, entonces las personas pueden denunciarlas ante la Superintendencia Financiera, específicamente en la Dirección Legal de la Delegatura para Aseguradoras e Intermediarios de seguros y reaseguros. 

Para que los conductores puedan estar preparados ante la inminencia de cualquier accidente, es bueno recordar algunos consejos. El primero de ellos es tener siempre en el carro el SOAT, junto con la licencia de tránsito y la revisión técnica-mecánica, pues en cualquier momento alguna autoridad de tránsito puede solicitarlos. Además, no hay que plastificar ni laminar el certificado entregado por la compañía. 

Además, si la víctima de un accidente tiene algún inconveniente para ser atendida en alguna institución hospitalaria o clínica, puede hacer la denuncia en la Superintendencia Nacional de Salud.

Volver arriba