Saltar a Contenido

¿Qué es el sistema ADAS?

En el Centro de Experimentación y Seguridad Vial de MAPFRE (CESVIMAP),se encargan de investigar y crear fórmulas innovadoras para crear un mundo más seguro en cuanto a la conducción y lo hacen a través de su investigación tecnológica. CESVIMAP es el centro de I+D de MAPFRE.

Dentro de sus estudios innovadores se encuentra el sistema ADAS. Este sistema de asistencia a la conducción reduce de forma notable los accidentes y el número de heridos. El sistema ADAS consiste en una serie de medidas de prevención que son el fundamento de una conducción futura totalmente autónoma. Las siglas "ADAS" vienen del inglés "Advanced Driver Assistance Systems" (Sistemas Avanzados de Ayuda a la Conducción). Entre sus diversas funciones de seguridad, cabe señalar la detección de peatones y ciclistas; el frenado automático sin intervención alguna del conductor; la detección de salida del carril por parte del vehículo; el control de la distancia prudencial con respecto al vehículo de delante; el aviso de presencia de tráfico trasero; la detección de ángulo muerto; la identificación de señales de tráfico, o hasta un sistema de detección de fatiga para evitar accidentes causados por cansancio y sueño del conductor.

Según la DGT, la implementación masiva del sistema ADAS en vehículos evitaría el 57% de los accidentes de tránsito. Con relación a la década 2020-2030, se calcula que en torno a 51 000 accidentes y 60 000 heridos graves serían eliminados de las estadísticas de la DGT por medio de los sistemas ADAS. Concretamente, se espera que algunos de los dispositivos de seguridad incluidos en ADAS acaben siendo de inclusión obligatoria en todos los vehículos. Es el caso por ejemplo del Asistente de Velocidad Inteligente (ISA), que evita que el conductor supere la velocidad permitida en cada tramo de carretera.

Una lista genérica de las diversas funciones de ADAS podría incluir:

  • Alerta de tráfico cruzado
  • Alerta de cambio de carril
  • Frenado de emergencia
  • Detección de peatones
  • Aviso de riesgo de colisión (delantera y trasera)
  • Reconocimiento de señales de tráfico
  • Detección de ángulo muerto
  • Control de velocidad adaptativo

Por supuesto, esta tecnología innovadora destinada a salvar vidas y pérdidas materiales conlleva la incorporación en los vehículos de sensores y cámaras. Estos crean un "equipo" de dispositivos de alerta, vigilando su entorno en el aspecto concreto que a cada uno le corresponda. El vehículo, por su parte, se encarga de estar preparado para fusionar los distintos sensores y, así, al menos idealmente, tener una visión total de lo que está ocurriendo mientras se conduce para responder inmediatamente ante cualquier incidencia.


Funcionamiento del sistema ADAS

Actualmente, los sistemas ADAS se fundamentan en gran parte en la implementación de cámaras en el parabrisas. Estas cámaras se encargan de registrar los objetos visibles, con un rango de entre 50 y 500 metros, y con un ángulo de hasta 180º. Su único aspecto negativo es que pueden no responder perfectamente bajo malas condiciones climatológicas. Las cámaras llevan un registro hecho a priori de objetos clasificados, y están preparadas para hacer cálculos durante la conducción. Las hay con medición 3D de hasta 50 metros, lo cual permite detectar distancias con inteligencia artificial incorporada. Por lo demás, su tarea básica es la de detectar peatones y objetos, así como identificar e interpretar señales de tráfico. Por último, cabe señalar que juega un papel muy importante la calibración del sistema, que se debe volver a hacer en caso de cambio del parabrisas. Esto se lleva a cabo por medio de instrumentos de alta precisión, manejados por técnicos especializados.

Pero no solo se trata de cámaras. En efecto, el sistema ADAS trabaja también con sensores de radar, que detectan objetos tanto en reposo como en movimiento. El funcionamiento es a través de la emisión de ondas de radar: por medio del rebote de estas se puede conocer la velocidad relativa, la posición y la distancia de los objetos que se encuentran alrededor del vehículo. Frente a las cámaras, tienen la ventaja de que su funcionamiento no se ve mermado a causa de las condiciones climatológicas. Como desventaja, estos radares no distinguen colores ni son tan precisos con las formas.

Los sensores de ultrasonidos son otro de los integrantes del sistema ADAS. Su fin es reconocer los objetos más cercanos, que son detectados por medio de impulsos ultrasónicos. Al chocar con los objetos, los sensores registran el eco y lo analizan para mostrar información. Se ubican en el parachoques y se destinan principalmente a asistir al conductor durante el estacionamiento, al tener solo un alcance de hasta 6 metros.

Otros sensores más avanzados, pero menos utilizados, incluirían por ejemplo los sensores láser LIDAR, siglas de "Light Detection and Ranging" (Detección de Luz y Rango). Estos abarcan distancias de hasta 200 metros y miden con precisión en 3D, si bien tienen un elevado coste y están sujetos a restricciones de uso (por seguridad ocular). Se espera que aumente su uso en el futuro.

Volver arriba