Saltar a Contenido

¿Quién paga el seguro estudiantil?

quien-paga-el-seguro-estudiantil

El seguro universitario es una de las herramientas más eficaces para programar el financiamiento de los estudios universitarios de tus seres queridos. Este tipo de póliza te permite abonar un pago asequible durante un lapso de tiempo conocido como período de aportes; luego empieza un período de ahorro, que culminará cuando el joven inicie sus estudios en la universidad. Incluso, este tipo de seguro brinda coberturas especiales que garantizan un sustento económico para el joven beneficiario hasta culminar sus estudios, en caso de muerte o invalidez del asegurado. Sin embargo, muchas personas se preguntan "¿quién paga el seguro estudiantil y ejerce como asegurado en la póliza?" o "¿quiénes pueden ser beneficiarios en un seguro de estudios?".


Un seguro para la educación de tus seres queridos

Cualquier persona relacionada por parentesco o amistad con el beneficiario puede ejercer como asegurado y pagar la póliza de seguros para estudios universitarios. Por tal motivo, el beneficiario o los beneficiarios pueden ser tus hijos, tus sobrinos, tus nietos, tu hermano menor, tu ahijado, el hijo de tu amigo, el hijo de un empleado... En fin, el beneficiario puede ser cualquier pequeño al cual desees asegurarle su futuro y brindarle la oportunidad de costear la matrícula para sus estudios universitarios.

Sin embargo, siguen quedando ciertas dudas sobre quién paga seguro estudiantil y la figura de los padres cuando el que paga no son los tutores legales del beneficiario. En Colombia un gran número de empresas pagan el seguro educativo para los hijos de los empleados; este beneficio para los trabajadores suele presentarse bajo la siguiente formalidad: el asegurador es el padre y la póliza simplemente es domiciliada a la cuenta de la empresa.

En casos donde una persona desea presentar como beneficiario a un niño que no sea su hijo, es recomendable colocar como tutor en la póliza a sus padres o representantes legales. Por ejemplo, si deseas contratar un seguro para la universidad de un ahijado, la opción ideal sería ejercer como asegurador y colocar como tutor a los padres del pequeño; de esa manera, en caso de fallecimiento o invalidez del asegurado, el beneficiario obtendrá un pago periódico que le permitirá seguir con sus estudios y el mismo será administrado por los tutores. De igual manera, si eres tú quien ayuda a algún otro familiar con sus gastos educativos y deseas asegurarle su futuro, es una excelente opción la contratación de una póliza de seguro para la universidad.

En el seguro educativo para niños que no tengan un parentesco de padre e hijo, en relación con la persona que paga la póliza, el asegurador también puede seguir siendo uno de los padres y el pago de la póliza se domicilia mediante autorización escrita hacia la cuenta bancaria de la persona que desea pagar el seguro educativo del pequeño.

Cuando el seguro para el pago de matrículas universitarias se contrata para un hijo, todo es más sencillo: el asegurador es uno de los padres, el beneficiario es el hijo y, en caso de fallecimiento o invalidez, se deberá nombrar como tutor al familiar más cercano o a una persona que sea de tu confianza. El tutor en la póliza debe ser una persona que pueda velar por los intereses de tu pequeño de forma honesta y transparente.

Volver arriba