Saltar a Contenido

¿Cómo funciona el seguro contra todo riesgo?

Como funciona el seguro contra todo riesgo

Para saber cómo funciona seguro todo riesgo primero debemos conocer qué es exactamente. Un seguro contra todo riesgo es una herramienta muy útil que hay que tener en cuenta a la hora de adquirir un vehículo, debido a que este funciona como una cobertura que ayuda en gran medida a pagar los gastos generados por cualquier incidente inesperado que incluya daños al vehículo o a terceros.

El seguro contra todo riesgo aplica cuando un vehículo sufre daños por situaciones como colisiones, accidentes de tráfico, incendios, daños por vandalismo (disturbios o cualquier alteración del orden público), robo, desastres naturales (inundaciones o incendios forestales), por la caída de un objeto como un árbol o una piedra, por mencionar solo algunos ejemplos. Incluso existen coberturas que brindan respaldo legal para el conductor del vehículo. Ahora bien, con todo lo anterior dicho, ¿cómo funcionan los seguros contra todo riesgo?


Usos de los seguros todo riesgo

Los seguros contra todo riesgo tienen diversos usos, comenzando con la cobertura por la responsabilidad civil, que cubre las lesiones corporales, fallecimiento o daños a bienes de terceras personas víctimas del incidente. Entre las coberturas más utilizadas se encuentra la reparación de daños al vehículo asegurado, ya que si de forma inadvertida golpeas un muro u otro objeto, podrás reparar el golpe con ayuda económica de la compañía aseguradora. Además, también dispondrás de respaldo legal en situaciones donde el sujeto desee reclamar o defenderse durante un litigio derivado del vehículo asegurado.

Esta póliza representa un producto que alivia las finanzas del asegurado, debido a que este no deberá recurrir a su patrimonio o ahorros para pagar por los daños ocasionados. En los seguros contra todo riesgo, muchas compañías también ofrecen asistencia domiciliaria en caso de que el vehículo asegurado sufra de alguna avería, como cauchos pinchados o falta de gasolina, entre otros.

Lo primero que debe saber a la hora de optar por una cobertura contra todo riesgo es que debes elegir un monto deducible, es decir, la cantidad de dinero que sale directamente desde tu bolsillo en caso de cualquier incidente. Cuanto mayor sea el deducible, menor será el costo de la póliza. Supongamos que el monto deducible que eliges es de 300 $ y su vehículo sufre daños por un árbol que le cayó encima mientras lo tenías estacionado. El precio para reparar tu vehículo es 900 $; así, pagarías 300 $ de gasto deducible y el seguro pagaría los 600 $ que faltarían. En cambio, si no deseas pagar nada durante cualquier evento desafortunado, debes omitir el monto deducible; la póliza será más costosa, pero será una excelente inversión.

Lo segundo que debes saber es que siempre hay que llevar los documentos de identificación personales y los del auto al día, pues en estos eventos la Policía de Tránsito los solicitará. De igual forma, los documentos que te entregue la aseguradora serán útiles para saber qué amparará la compañía y en qué lugar atenderán a los heridos, en caso de que los haya.

En tercer lugar, recuerda siempre el número de atención al cliente de la aseguradora MAPFRE, ya que allí te indicarán los pasos a seguir en cada escenario de accidente. Cabe destacar que todas las compañías de seguros ofrecen productos y ayudas diferentes en caso de colisión o daños; por esta razón, no está de más preguntar qué tipo de asistencia le puede brindar MAPFRE al asegurado.

Volver arriba